lunes, 3 de marzo de 2014

Que es la mano invisible según Adam Smith

A Adam Smith se le conoce como el padre de la economía, vivió entre 1723 a 1790 y fue profesor de la Universidad de Glasgow en Escocia. Publico varios libros entre ellos “La teoría de los sentimientos morales” en 1759, y es allí donde aparece la primera mención a lo que se conocería como la “mano invisible de Dios”.

En negocios y bolsa, estamos conscientes, que si deseas triunfar en los negocios, en tus emprendimientos, tienes que saber cosas esenciales de cómo funciona la economía, y la mano invisible es una de esas cosas que tienes que saber si o si sobre la economía.

Conoce en qué consiste la mano invisible de Adam Smith.

En simples términos la mano invisible de Dios, no es otra cosa que referirse a la ley de la oferta y la demanda, ese tira y afloja entre unos y otros que al final termina favoreciendo a la sociedad en su conjunto.

En una sociedad libre, las fuerzas combinadas de todas las personas que tienen algo que aportar, terminan beneficiando al conjunto. Es decir, que de interés particulares, se beneficia la sociedad toda, o en términos aun más simples: El interés personal es bueno para la sociedad.

Esta idea, ha sido enarbolada tanto por liberales, como por defensores del libre mercado, o economía sin arrastres ni fronteras. Pongamos un ejemplo para entender a cabalidad cómo funciona la mano invisible según Adam Smith.

Imaginemos que estamos décadas atrás en el tiempo, se crea por parte de la compañía Motorola el primer teléfono móvil, antecesor de los smartphones. La creación de este teléfono, tuvo su origen en un interés individual, pues el dueño de la compañía, quería hacerse rico con esta creación y lo logro y lo hizo porque lo que invento tenía un publico ávido por tales teléfonos, intereses también particulares para satisfacer sus necesidades.

Entonces tenemos la mano invisible actuando completamente, pues tenemos un interés por ganar una ganancia, puramente egoísta e incluso lleno de avaricia y codicia, pero que termina siendo muy beneficioso para toda la comunidad, pues les brinda la creación de un dispositivo que les permitirá comunicarse sea donde sea que se encuentren, facilitando la comunicación y mejorando las relaciones sociales y profesionales.

Ahora, otras empresas, se dan cuenta del éxito que ha surgido del teléfono móvil y crean otros aparatos similares para competir en el mercado, con esto, baja el precio de dicho teléfono, mientras sus prestaciones van creciendo sin detenerse para así ofrecer mejores productos, ganándose a un público que gastara sus dineros en dichos dispositivos.

La mano invisible sigue funcionando, y en pos de un interés de ganancia, la competencia se prende y los únicos beneficiados serán la sociedad toda, pues hoy en día, ya disponemos en nuestro poder de smartphones muy sofisticados que están a años luz de los primeros teléfonos móviles, que apenas nos daban la opción de llamar y recibir llamadas.

La mano invisible esta en todo, desde que compras pan, hasta cuando vas a buscar trabajo, el único escollo seria el Estado, cuando con sus reglas inhibe que los intereses individuales se expresen como merecen.

Esto último está en discusión, pues se ha comprobado, que la mano invisible no es una panacea y cuando menos están regulados los mercados, mas opción da, para que unos pocos se aproveche y los demás sufran las consecuencias, de ahí que Adam Smith, distinguió entre el interés propio que tiene que estar sujeto a leyes y a un estado de derecho, de la codicia propiamente tal.

Has conocido sobre la mano invisible de Adam Smith, una de las reglas de la economia moderna que tienes que saber, para manejarte en este mundo de inviersiones y finanzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario