jueves, 9 de enero de 2014

Mejor ejemplo de empresario que partió del fracaso

Mejor ejemplo de empresario que partió del fracaso
Que opinarías tu, si te dijera que un sujeto determinado, un emprendedor no como cualquiera, empezó en este rubro de emprender a los 14 años, y ya a los 16 tenía una deuda de 200 mil dólares.

Todo un fracaso, me dirías y claro que si, en todo el sentido de la palabra. Aplausos por comenzar tan temprano en el mundo de los negocios, pero pifias por en tan poco tiempo, ya deber más de 200 mil dólares, lo que al día de hoy es una gran fortuna.

Se trata de Mark Rubin, hoy en día, un exitoso empresario, la cabeza de Kynetic, una sociedad de negocios de comercio electrónico, que emplea a más de 2000 personas.

Rubin a los 14 años de edad, ya tenía su propia tienda, la que se especializaba en vender equipos para esquiar. Pero a los 16 ya se hallaba acogotado por las deudas, debiendo más de 200 mil dólares. En realidad, a tan corta edad, ya estaba probando el amargo sabor de la derrota y el fracaso.

Entonces ante la quiebra inminente y tener que pasar su vida pagando las deudas contraídas, Rubin, no le quedo mas remedio, que buscar la manera de superar esta angustiosa situación.

De pronto, este joven, se encontró con que alguien vendía un equipo de esquí que tenía un costo de 90 mil dólares a un precio de liquidación de 12 mil dólares. El sabía que podía vender ese equipo de esquí en la primera suma, quedándose con la diferencia, el gran problema es que no tenía los 12 mil dólares para hacerse del equipo. Consiguiéndose un préstamo con una familia amiga, logro hacerse del equipo y lo vendió rápidamente.

Hay supo en realidad, la manera en que podía hacer negocios desde ahora en adelante: Comprar mercancía en liquidación y venderla a precio corriente. La idea funciono, y hoy en día, es uno de los millonarios más exitosos del sector.

Este es un gran ejemplo para todo emprendedor : No bajar los brazos ante el fracaso, sino que al contrario, aprender de él, y sacar lecciones valiosas que hagan la diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario